Combatir la fiebre con fuego

Tratamiento de AcupunturaTratamiento de Naturopatía
Combatir la fiebre con fuego
Los cambios de clima, así como los cambios emocionales y los sentimientos tienen gran influencia en nuestra salud. En esta época, en la que hace frío por la mañana y por la noche, pero se alcanzan cálidas temperaturas durante el día, resulta difícil para nuestro cuerpo regular la temperatura. Por eso, nos resfriamos con facilidad y mostramos mayor propensión a desarrollar enfermedades de mayor gravedad.

La filosofía oriental considera que la gente «yin”, aquellos más introvertidos, prefieren la oscuridad en lugar de la luz y habitualmente sienten frío en sus extremidades y son más propensos a resfriarse. Asimismo, cualquier persona que regularmente siente frío en pies y manos debido a la mala circulación, que sufre diarreas o dolores de estómago, causados por los intestinos de frío, posee también menor resistencia a los resfriados.

Un resfriado consiste en una infección vírica de las vías respiratorias que provoca estornudos, tos, dolor de cabeza y fiebre. Es causado por encontrarse con temperaturas mucho más bajas que la del cuerpo humano. Las personas que están en buena forma física o tienen un «chi” elevado (energía de fuerza vital), tienen menos posibilidades de contraer un resfriado cuando las temperaturas ambientales descienden. No obstante, las personas que carecen de «chi” o están en peor estado físico pueden caer en fuertes y/o frecuentes resfriados.

En Medicina Oriental, raramente se utilizan medicamentos o «drogas” antivirales para hacer bajar la fiebre; se prefiere que el paciente soporte la lucha contra el fuego con fuego. No se recomienda este método a cualquier persona que tenga una fiebre muy alta, pero es un sistema que hace maravillas. El remedio es tan simple que cualquiera lo puede realizar en su casa, la esencia consiste en provocar de forma intencionada la fiebre (calor) y el sudor en el cuerpo.

Para ello, la Medicina Oriental recomienda ingerir alimentos calientes y picantes con gran cantidad de pimiento rojo, puerro, ajo, jengibre o cualquier otro ingrediente picante. Después de ingerir este mejunje de alimentos, dormir en una habitación caliente para estimular el cuerpo a sudar. El té de jengibre, hecho de 10 gramos de jengibre fresco picado y un litro de agua, es otro remedio eficaz contra los resfriados y además ayuda a aliviar el dolor de garganta.

En la mayor parte de los casos, tras un par de horas de sueño y sudoración, el 90% de los síntomas del resfriado en su primera etapa (escalofríos, fatiga y fiebre) desaparecerán o se reducirán considerablemente. Poco a poco, la segunda fase de síntomas, dolores principalmente, también irán despareciendo. En pocas palabras, la mejor manera de superar un resfriado es sudar la fiebre, no soportarla.

Desde Centro Shalom, aconsejamos consultar a un experto naturópata antes de aplicarse este tratamiento para analizar las circunstancias y el estado de salud general de la persona y para detectar posibles contraindicaciones, evitando así resultados indeseados.

Últimas noticias

Moxibustión San Fu Tie: Ciencia y Sabiduría Ancestral en Centro Shalom

Moxibustión San Fu Tie: Ciencia y Sabiduría Ancestral en Centro Shalom

LEER MÁS
Celebrando el Día Internacional de la Naturopatía en Centro Shalom

Celebrando el Día Internacional de la Naturopatía en Centro Shalom

LEER MÁS
Beneficios del Aceite de Orégano contra el Cáncer de Próstata

Beneficios del Aceite de Orégano contra el Cáncer de Próstata

LEER MÁS
La Obesidad y la Acupuntura: Un Desafío de Salud Multifactorial

La Obesidad y la Acupuntura: Un Desafío de Salud Multifactorial

LEER MÁS