La menopausia significa el final del ciclo menstrual de una mujer.

La mayoría de las mujeres terminan su menstruación entre los 48 y los 52 años de edad, pero los síntomas incómodos de la peri-menopausia o premenopausia pueden comenzar más temprano. Cuarenta años y hasta los cincuenta y cinco años. Una mujer puede notar que su ciclo menstrual comienza a ser diferente de lo que solía ser: leve irregularidad, aumento de la hinchazón de los senos, hinchazón abdominal, cambios de humor, antojos de dulces y poca energía. A medida que se acerca a la menopausia real, el cese de su menstruación, los síntomas pueden llegar a ser más extremos, como sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal, disminución de la libido, dolores de cabeza, insomnio y mal humor.

La terminación de la menstruación significa el final de la obligación biológica de la mujer de procrear. Alrededor de los 50 años, esta vez también suele coincidir con la finalización del servicio de crianza de los hijos de una mujer. Con sus obligaciones familiares cumplidas en su mayoría, ahora es más libre para perseguir su vida y sus sueños personales. Además, para este momento, ella ha adquirido una tremenda experiencia de vida y sabiduría que le permitirán florecer completamente en lo que es en la segunda mitad de su vida. ¡Qué importante y poderoso momento trae este cambio! ¡No es de extrañar que los chinos llamen a la menopausia “Una segunda primavera”!

Cuando la fase de la menopausia termina, la mujer debe preocuparse por la disminución de las diversas hormonas esenciales de su cuerpo, principalmente estrógeno y progesterona. Estas hormonas son responsables de mantener los huesos sanos y los vasos sanguíneos y la piel elásticos. Aunque la medicina convencional se enfoca en la osteoporosis y las enfermedades cardíacas, muchas mujeres también experimentan problemas con la calidad de vida, como el aumento de peso, la piel seca y arrugada y las membranas mucosas, adelgazamiento y pérdida de cabello, menor vitalidad, disminución del deseo sexual y cambios de humor.

La medicina occidental actual ofrece terapia de reemplazo hormonal (TRH), que puede ser útil para algunas mujeres cuyo útero y ovarios han sido extirpados. Sin embargo, muchas mujeres se han mostrado cautelosas ante los posibles efectos secundarios de la terapia de reemplazo hormonal, incluido el aumento del riesgo de ciertos tipos de cáncer. Sus temores se justificaron abundantemente cuando un estudio reciente llegó a la conclusión de que una píldora de progesterona y estrógeno sintético recetada popularmente puede aumentar el riesgo de cáncer de mama y cáncer reproductivo, así como un peligro de coágulos sanguíneos, al tiempo que no ofrece protección contra enfermedades cardíacas. El estudio se detuvo de inmediato porque era evidente que los riesgos eran demasiado grandes para continuar. Es importante si usted o cualquiera que conozca está considerando usar TRH, para consultar a un ginecólogo que le asesore sobre sus riesgos y beneficios.

Para muchas mujeres, la necesidad de aliviar los síntomas durante y después de la menopausia sigue siendo primordial: un número cada vez mayor de ellas recurren a la medicina china y encuentran respuesta a esas necesidades. Desde muy temprano, en sus cinco mil años de historia, la medicina china tenía una especialidad centrada en la salud de la mujer. Los remedios de siglos de antigüedad tratan con eficacia los síntomas de la menopausia y el proceso de envejecimiento. Incluyen acupuntura, recomendaciones  dietéticas, complementos alimentarios, etc.

Tratamiento de Acupuntura

Cada caso ha de ser valorado individualmente, para poder realizar el tratamiento de acupuntura adecuado para cada persona.

Recomendación dietética y complementos alimenticios

1) Una dieta rica en minerales prevendrá la osteoporosis. Las verduras de hoja verde oscura, frijoles y legumbres son útiles. En particular, se ha encontrado que la soja contiene fitoestrógeno, que es útil para reducir los sofocos y los sudores nocturnos y para proteger contra las enfermedades del corazón. El tofu, hecho de soja, tiene calcio adicional, que es excelente para la salud ósea.

Espinacas, berzas, acelgas, col rizada, mostazas, remolachas, lechuga, perejil, soja, frijoles negros, habas,  lentejas, guisantes.

2) Una dieta rica en ácidos grasos esenciales y aceites omega 3 y 6 es importante para prevenir enfermedades del corazón. En particular, tomar una cucharada de aceite de lino diariamente ayudará a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos, aumentará la lubricación de los tejidos y protegerá contra los cánceres reproductivos.

Salmón, lubina, atún. Frutos secos y semillas como nueces, sésamo, piñones, semillas de girasol y semillas de lino.

3) La proteína adecuada también es importante para proporcionar ingredientes para la producción hormonal en el cuerpo. La medicina china considera que el cordero es especialmente excelente para nutrir las glándulas hormonales (sistema endocrino).

Pescado, pollo orgánico, pavo, avestruz, cordero y frijoles.

4) Es importante no descuidar los granos y la fibra. Muchas mujeres temen que si consumen granos y alimentos ricos en almidón aumenten de peso. Es una cuestión de cantidad y tiempo. La medicina china expresa que las pequeñas porciones de granos enteros cocidos y almidón, como la patata, deben comerse mejor en la cena por sus fibras y minerales beneficiosos que ayudan a reducir el colesterol y prevenir el cáncer intestinal. Además, estos carbohidratos se queman de manera rápida y limpia, sin dejar acumulaciones en exceso y ayudando a dormir.

Avena, mijo, trigo sarraceno, arroz integral, cebada, centeno, amaranto, quinoa, trigo integral, maíz.

 

Jose González
CENTRO SHALOM

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios: Cuéntame más ACEPTAR

Aviso de cookies