fbpx
Tengo dolor lumbar recurrente. ¿Qué puedo hacer?

La lumbalgia es, después de la gripe, la causa más frecuente de consulta médica en el mundo occidental.

Se estima que entre el 70 y el 80% de los adultos presentará, al menos, un episodio de dolor lumbar a lo largo de sus vidas y que entre el 2 y el 5% de la población general consultará alguna vez por causas relacionadas. En algunos casos, los cuadros se resuelven de forma espontánea y son de presentación única, pero en otras personas se manifiesta de forma repetitiva. El 30% tendrá episodios recurrentes y comúnmente se encuentra patología crónica.

El tratamiento más corriente consiste en la ingesta de antinflamatorios no esteroideos (AINE) y la prescripción de tratamiento de masaje.

Los clientes con mucho dolor buscan alternativas naturales a la ingesta de medicamentos y la acupuntura es una de las técnicas más populares. La aplicación de acupuntura permite reducir e incluso suprimir el dolor y la incapacidad, acortando el período sintomático y mejorando la calidad de vida de la persona.

Para la Medicina Tradicional China (MTC), el dolor lumbar tiene diferentes causas etiológicas, diagnósticos y tratamientos a los establecidos por la medicina occidental. Entre sus técnicas terapéuticas se encuentran la acupuntura, la moxibustión, la digitopuntura, la auriculoterapia, la fitoterapia, la aplicación de ventosas, el masaje Tuina y otras no tan reconocidas. Han sido usadas desde épocas muy antiguas, lo que nos permite evaluar su efectividad y tolerancia como tratamiento.

Para la medicina occidental se clasifica como dolor lumbar, cualquier cuadro doloroso axial que se presenta en la zona lumbosacra. Según la Organización Mundial de la Salud no se considera una enfermedad ni un diagnóstico como tal, sino que es un dolor de características generalmente crónicas, que afecta una zona determinada, en este caso la espalda baja. Por tanto, se considera un síntoma.

Cuando presenta compromiso neurológico radicular puede convertirse en lumbociática, donde el dolor puede ser referido desde el nivel vertebral. Hasta en el 90% de los casos está causado por alteraciones mecánicas de la columna; en su mayoría se trata de trastornos inespecíficos de origen musculoligamentoso y otros menos frecuentes de origen degenerativo o relacionado con la edad, como las hernias de disco o la estenosis del canal. El 10% restante corresponde a casos atribuibles a causas no mecánicas, como neoplasias, infección o alteraciones viscerales (enfermedades renales, de órganos pélvicos, gastrointestinales o aneurismas aórticos, entre otras), las cuales producen dolor referido.

Lo mejor que puedes hacer es ponerte en contacto con nosotros y pedir cita para verte en persona. Mis compañeros son muy buenos profesionales y valorarán tu afección de manera adecuada y establecerán un plan de tratamiento que puedas seguir.

¡Buena suerte y mis mejores deseos!

 

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios: Cuéntame más ACEPTAR

Aviso de cookies