¿Conoces el dolor de espalda?

Al comprender la estructura y la función de la espalda, se puede aplicar prácticas preventivas que asegurarán que no sufras la misma suerte que miles de millones de personas con dolor de espalda. La espalda humana está formada por la columna vertebral, los músculos, los ligamentos y los nervios. Intenta visualizar un palo flexible hecho de bloques (columna vertebral) unidos por bandas elásticas anchas (músculos y ligamentos), con cables (nervios) que salen en todas las direcciones. Para que te muevas, te ponga de pie o te siente, las bandas elásticas hacen la mayor parte del trabajo al contraerse y estirarse, ayudadas por la flexión y rotación del palo y el comando de los cables. Cuando todo está en armonía, la espalda funciona maravillosamente. Por el contrario, cuando alguna de las partes funciona mal, el síntoma más común es el dolor. Una vez que comienza el dolor, tienes que buscar medidas correctivas.

La acupuntura y el trabajo corporal de Tuina han demostrado ser muy eficaces para restaurar la salud de la espalda. Sin embargo, el mejor tratamiento es siempre la prevención. ¿Cuáles son algunos de los pasos que puede tomar para mantener tu espalda en buena forma?

Postura

¿Crees que tienes una buena postura? La mayoría de las personas tienen una mala postura. La forma en que te sostienes mientras estás de pie, sentado, levantando, empujando o haciendo cualquier otra actividad, determina la condición básica de su espalda. Una buena manera de asegurar una buena postura es aprender Tai Chi.

Mientras estás de pie o sentado, tira de tu abdomen hacia adentro y gira las caderas hacia atrás ligeramente para que la espalda se relaje y el abdomen no sobresalga. Siempre dobla las rodillas ligeramente.

Mantén la barbilla hacia adentro y los hombros hacia atrás para mantener el cuello recto.

Dobla las rodillas para levantar o recoger algo del suelo.

Dieta

Ciertos alimentos agravan la inflamación mientras que otros la calman. Algunos alimentos irritan los nervios, mientras que otros los calman y relajan. Come una dieta con abundantes cantidades de verduras, granos enteros, frutas, judías secas y pequeñas cantidades de pescado y aves.

Evita: fritos, alimentos ricos en grasa y grasos, carnes rojas, café, azúcar, alimentos muy picantes, alcohol, productos refinados, tomate, berenjena, pimientos…

Bueno: alimentos ricos en calcio como legumbres, verduras de hoja verde, algas, piña, uva y cereza…

Estilo de vida

¡Al examinar y cambiar la forma en que vives, sin duda aumentarás tus posibilidades de tener una espalda sana de por vida!

El estar sentado, de pie o acostado durante un tiempo prolongado contribuirá a forzar y debilitar la espalda. Levántate y estírate cada hora de estar sentado. Duerme de lado con una almohada entre las rodillas. Cuida tu postura, no te agaches.

Equilibrar las actividades con el descanso. Después del esfuerzo físico, descansa.

Conoce tus límites. Muchas personas hacen hincapié en sus cuerpos al extremo y esperan un perfecto funcionamiento de su cuerpo. Ten un horario saludable y consistente. Levántate y acuéstate a tiempo, come regularmente, haz ejercicio a diario y ten cuidado cuando tengas que rendir más de lo que normalmente estás acostumbrado.

Manejo del estrés

Cuando estás bajo presión, tu presión arterial aumenta, el sistema inmunológico se deprime y los músculos de la espalda se contraen, lo que provoca un espasmo que a su vez puede dañar los músculos y los nervios. El manejo efectivo del estrés puede evitar que “interiorices” las emociones negativas y evitar los resultados dañinos.

Medita diariamente para liberar el estrés. Simplemente 15 minutos o más cada día. Siéntate en silencio para despejar su mente y tus sentimientos.

Masaje

El masaje es muy probablemente la forma más antigua de tratamiento. Al activar y tocar un determinado punto o área de su cuerpo, se activan mecanismos de restauración. Aunque no lo creas, el cuerpo te está enviando señales constantemente para avisarte de que necesita un respiro. Escúchalo y mímalo un poco y dale lo que necesita. ¡Ya verás cómo te lo agradecerá en un futuro!

Hay veces que pensamos que no estamos en épocas de estrés. Pero a lo mejor estamos delante del ordenador en tensión mientras trabajamos. O yendo de un sitio a otro corriendo porque llegamos tarde. Estos pequeños detalles hacen que nuestro cuerpo sufra un pequeño momento de estrés, haciendo que al final del día acabe agotado de consumir toda la energía. Y es por eso que no hay que esperar hasta explotar para recibir un masaje relajante.

En resumen, con una buena atención preventiva para la espalda como se describe en este artículo y una dosis de sentido común, puedes evitar los problemas de la espalda y disfrutar de una vida activa y saludable. A veces, incluso con las prácticas preventivas más cuidadosas, puede lastimarse la espalda y sufrir dolor y discapacidad. Este es el momento de buscar medidas correctivas, que te ayudarán a facilitar tu recuperación de forma natural. La medicina china es inmensamente efectiva para los problemas de la espalda al emplear acupuntura, estimulación eléctrica, tuina, tratamiento con ventosas, complementos alimenticios y tratamientos tópicos que se usan de acuerdo con las necesidades de cada individuo. Las condiciones agudas a menudo se pueden tratar dentro de cinco sesiones de tratamiento, mientras que las condiciones crónicas pueden tomar algunas más.

 

 

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios: Cuéntame más ACEPTAR

Aviso de cookies