fbpx

Ventosas

INSCRIBETE AL CURSO


WebAmigoCartelesRedes SocialesTienda físicaAlumno

[recaptcha]

     

Descripción

Las Ventosas son una técnica que se incluye en la Naturopatía Manual, englobada en lo que socialmente se conoce como Terapias Naturales o Terapias Alternativas.

El uso de Ventosas es una técnica conocida desde la Antigüedad y practicada incluso en la medicina moderna. Los resultados de su aplicación difieren mucho si se aplican o no correctamente, es decir si se aplican o no siguiendo las teorías sobre los meridianos y puntos establecidos por la Acupuntura Tradicional, pudiendo resultar muy eficaz si se realiza de esta última forma.

El origen de la aplicación de Ventosas como técnica curativa se pierde en la Antigüedad. Comenzando con el gesto de chupar sobre la picadura de algún bicho o la aplicación de cuernos huecos de animales, hasta la actualidad con técnicas de gran precisión, se han pasado por innumerables experiencias que demuestran su eficacia en innumerables enfermedades.

Las Ventosas tradicionalmente han sido de bambú, cerámica o cristal hasta llegar en la actualidad a las ventosas de plástico, por aspiración de presión negativa del aire. Actualmente, es posible obtener el grado de vacío necesario según la aplicación. Se puede obtener vacío con una bomba de vacío eléctrica que succiona a distancia y que poco tiene que ver con los antiguos métodos, que consistían en quemar sustancias en su interior y aplicar la ventosa inmediatamente evitando quemar al enfermo.

Según su aplicación, la técnica de Ventosas puede clasificarse en dos tipos generales:
Ventosa en frío: es la más habitual en la actualidad, realizada con ventosas de plástico, por su uso rápido, eficaz y fácil. Su efecto curativo se reduce al de aspiración ya que no puede ser calentada.
Ventosa Caliente: su aplicación requiere más tiempo de preparación y de aplicación, así como mayor cuidado y experiencia por parte del terapeuta, para obtener los resultados deseados y para no dañar al paciente. Se aplica alcohol sobre la ventosa y se quema, para aplicarla inmediatamente sobre la zona de tratamiento produciéndose así una aspiración por vacío al apagarse la ventosa. Si la ventosa es de cristal, el proceso resulta fácil de controlar visualmente, pero si es de un material opaco (bambú, cerámica o madera) requiere que el terapeuta posea más práctica en su manipulación. El efecto que origina el calor se suma al de aspiración, abriendo los poros, aumentando la circulación y sacando elementos de desecho o retenidos.

En cada uno de estos dos tipos, podemos diferenciar a su vez otras dos variantes:
Ventosa blanca: consiste en aplicar simplemente la ventosa y obtener así su efecto terapéutico.
Ventosa roja: se aplica la ventosa al mismo tiempo que se hace un sangrado, que es aspirado simultáneamente.

Las ventosas modernas se aplican gracias a una bomba de succión o a una pera de goma y son mucho más prácticas que las tradicionales.
Un tratamiento con Ventosas puede aplicarse de varias formas: dejarlas fijas, quitarlas y ponerlas rápidamente, moverlas una vez colocadas, sacudirlas, girarlas, etc.; el método de aplicación varía según la situación a tratar. A modo de información hay que mencionar que, si la aplicación de las ventosas es fija pueden aparecer marcas circulares moradas, que desaparecerán en una semana aproximadamente, ya que la sangre y las toxinas han emergido a la piel.

 

“En Centro Shalom tenemos los conocimientos y la experiencia necesaria para realizar tu tratamiento con esta técnica. Asimismo, si estás interesado/a en formarte y poseer un conocimiento profundo de esta o de otras técnicas en las que somos expertos, estaremos encantados de formarte.”

 

¡Llama ahora e infórmate sin compromiso!

 

Beneficios

  • Rápida utilización
  • Eficaz
  • Fácil de aplicar
  • Antiestrés
  • Aumento de las defensas
  • Ayuda en la pérdida de peso
  • Efecto analgésico
  • Efecto relajante muscular
  • Eliminación de factores patógenos externos, mayoritariamente frío y/o humedad
  • Estimula la zona y activa los puntos y meridianos
  • Estimulación del metabolismo
  • Mejora de los tendones
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Provoca un efecto estimulante (aparece una inflamación externa para hacer desaparecer un problema interno)
  • Regulación del sistema nervioso

Múltiples estudios han demostrado que esta técnica está  indicada para:

• Acné
• Anemia
• Artrosis
• Asma
• Celulitis
• Ciática
• Contracturas
• Control de peso
• Convulsiones
• Desgarros
• Dismenorrea
• Entumecimiento de los miembros
• Epilepsia
• Espasmos
• Estrés
• Falta de apetito
• Frigidez
• Gases
• Insuficiencia biliar
• Lumbago
• Mareos
• Migrañas y jaquecas
• Mordedura de serpiente
• Neumonía
• Otitis
• Parálisis
• Parálisis facial
• Pinzamiento
• Problemas circulatorios
• Problemas de asimilación del calcio
• Pulmonía
• Resfriado
• Reuma
• Sedación
• Sistema inmunológico débil
• Sistema nervioso
• Tendinitis
• Tortícolis
• Tos
• Tumefacción
• Túnel carpiano
• Verrugas

 

Todas las técnicas de la Naturopatía como profesión, tienen la finalidad de equilibrar y mejorar la salud, un bien del ser humano que se debe cuidar. Estas técnicas naturales actúan ayudando al organismo a recuperar el equilibrio perdido en su conjunto, tanto a nivel físico, como emocional y mental. La Naturopatía no trata enfermedades, trata personas; es por ello que no tiene finalidad terapéutica.

Contraindicaciones

• Estado febril
• Estado de embriaguez
• Tras una comida copiosa. No se pueden colocar sin haber ingerido alimentos antes
• Si se padece hemofilia o algún problema del corazón
• Personas con enfermedad dermatológica muy extensa
• No se pueden colocar sobre las vértebras torácicas

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Ventosas”

Envíanos tus comentarios


 

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios: Cuéntame más ACEPTAR

Aviso de cookies