fbpx

Cerramos el año de celebración de nuestro 20 ANIVERSARIO. ¡A por otros 20!

Como ya habíamos comentado en otra entrada y transmitido por diferentes medios, este año 2019 estamos de aniversario, ¡el 20 ANIVERSARIO de CENTRO SHALOM!

Queríamos que fuera algo especial, fuera de lo rutinario; por eso lo hemos ido celebrando, a lo largo del año, con diferentes eventos y actividades, con nuestros clientes, alumnos y amigos.

Ahora que ya se termina el año, se terminan estas celebraciones, aunque habrá otras. Comienza un nuevo año, una nueva etapa, en la que buscaremos formas de permanecer en contacto con aquellos que han confiado y confían en nuestra labor profesional.

Para terminar, queremos aportar el testimonio de Conchi, una clienta y antigua alumna; ella nos conoció desde los inicios de lo que hoy es CENTRO SHALOM y ha tenido a bien describir su experiencia para esta ocasión. ¡Gracias Conchi!

 

Era principios del milenio cuando he conocido una entrañable familia con dos adolescentes y un bebé con nombre de arcángel. Hacía poco tiempo que se habían instalado en la casa familiar en Caldas de Reis y hasta allí me desplazaba muchos días para recibir sus terapias. En este contexto tan familiar y cercano hablábamos de muchas cosas, temas, inquietudes. Por mi parte estaba intentando reconectarme con aspectos que había dejado de lado por trabajo, familia, como seguramente nos ha pasado a más de uno, pero cuando uno en esta vida tiene que hacer o ser lo que debe, las confabulaciones se producen y no existe otra posibilidad.

Fue aquí mi reinicio de una larga etapa de formaciones posteriores. Guardo tan buenos recuerdos de estos momentos vividos en aquella casa, que siempre que nos vemos nos gusta rememorar.

Allí, en esa casa, también fueron sus comienzos en Galicia. Seguían haciendo sus formaciones y ampliando sus conocimientos; en este sentido, me acuerdo cuando estaban con la formación de la Cábala, les pedí que me hicieran mi estudio y con toda humildad por su parte me comentan que están con esa formación, pero si yo quiero me lo hacen, como así fue. Este estudio lo guardo con cariño, igual que la formación de Reiki que como tengo el diploma sé que fue en el año 2004, en Vigo, en un local que alquilaban muy cerca de lo que es ahora Shalom.

Yo los veía con una gran ilusión, sacaban tiempo para su familia, hacían terapias, se seguían formando y ellos dando cursos de las disciplinas que dominaban en aquel momento, no sólo en Vigo; recuerdo de decirme este fin de semana nos vamos a Ibiza, al siguiente a Cádiz, al siguiente a Madrid al siguiente …… y así siempre se les veía con ese dinamismo.

Recuerdo con nitidez de aquellas conversaciones, en esa casa, la fuerte determinación que tenían por dar el salto a nivel profesional a Vigo, para un mayor desarrollo, visibilidad, expansión….. En su mente tenían la visión de lo que querían hacer y llegar a ser, parecía un sueño, pero una vez más los sueños se cumplen cuando van acompañados de esfuerzo, trabajo, buen hacer.

No voy a recrear todos los años que han transcurrido desde aquel entonces al día de hoy, que seguro no están exentos de malos momentos, tropiezos, aciertos, superaciones, proyectos, etc., etc., es lo propio de todo buen emprendedor, intentarlo mil veces hasta conseguirlo, no olvidarse nunca de lo que un día ellos decidieron qué querían ser, hacer y dónde.

Y aquí llegaron y aquí están: SHALOM

Si se analiza el éxito conseguido y el desarrollo de negocio hasta aquí, lo que ha ido progresando desde sus inicios ya en la ciudad, posterior cambio de ubicación hasta el momento actual , además del entusiasmo, del esfuerzo, el tandem de los dos, cada uno aportando su particular sabiduría, sus conocimientos, su profesionalidad,  añadiría la buena gestión, además de rodearse de buenos profesionales en algunas disciplinas y el acompañarse de determinadas firmas de prestigio que sólo ponen su nombre al lado de los que le merecen credibilidad  y demuestran profesionalidad.

Por lo tanto, mi más sincera felicitación por el buen hacer de unos grandes emprendedores, de unos visionarios que materializaron sus sueños.

Mi gratitud por lo mucho que he aprendido con vosotros en esta etapa ya consolidada de Shalom.

Desearos, por caminos distintos ahora, tantos o más éxitos que los alcanzados hasta el momento. Seguro que Jose ya tiene en su mente el diseño de la siguiente etapa.

 

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios: Cuéntame más ACEPTAR

Aviso de cookies